Rellenas de la abuela

Este postre es equivalente a galletas fritas, en forma de bocadillo, rellenas con crema pastelera.


Galletas... en la receta original: rectangulares (las que se quieran... siempre en número par)
3/4 litros de leche + 1/4 litro más. (En total: 1 litro)
2 cucharadas grandes y colmadas de Maizena (harina de maiz)
4 huevos
8 cucharadas de azúcar blanca
Azúcar glass para espolvorear
Aceite de girasol
Piel de un limón
Canela en rama


Poner a hervir los tres cuartos de leche con la piel del limón (cuidado en no poner la parte blanca porque amarga) y la rama de canela; cuidado cuando hierva (bajar entonces el fuego y remover de vez en cuando) porque se sale del recipiente.

Poner en un bol el cuarto de leche restante y echarle la Maizena: batir con varillas hasta que no queden grumos; añadir entonces el azúcar normal y seguir removiendo para que se integre todo.

Sacar de la leche que tenemos al fuego las cortezas de limón y la canela, echándole a continuación la mezcla del bol. Remover sin parar hasta que espese y tengamos una mezcla "gruesa" pero no excesivamente espesa (más concretamente tiene que quedar con la consistencia de un flan). Quitar del fuego.

Poner la leche-mezcla en un recipiente rectangular (una bandeja de cristal resistente al calor o algo similar) y donde quede plana y de 1,5 a 2 centímetros de alta) y dejar enfríar. A esto me refería más arriba: tarda unas dos horas.

Ya fría, "medir" con la galleta marcando con un cuchillo el tamaño, con el fin de recortar el trozo de masa que cubrirá la galleta; ponemos ese recorte sobre la galleta y encima colocamos otra (galleta): quedará como un emparedado... o un helado con barquillos (un corte de helado). Ir colocándolos sobre una bandeja o plato grande.

Batir todos los huevos. En una sartén amplia poner aceite (se insiste en que sea de girasol porque el de oliva acentúa demasiado el sabor a aceite) en cantidad abundante para freir los "emparedados". Mojar en su totalidad las galletas con masa y echar en el aceite no demasiado caliente para que no se quemen. Freir. Sabremos que están listas cuando veamos que salen "puntillas" del huevo.

Sacar. Poner en un plato con papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.

Rebozar con el azúcar glass.

Servir frío.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y solamente se visualizarán después de ser aprobados.

Volver a "El rincón de Chesana".