Niños robados

Los niños robados de la época del franquismo incluso en etapas posteriores es algo que cuesta trabajo entender.

Niños que fueron robados a sus madres, recién nacidos y en el mismo hospital, para venderlos después a familias que pudieran comprar. Robos en los que están implicados centros hospitalarios, médicos, enfermeras, registros, curas y monjas de la iglesia católica, instituciones judiciales posiblemente... el Estado español...

La cosa era relativamente sencilla: una mujer paría un hijo, vivo, después se le contaba que habían surgido complicaciones y que el niño/niña había muerto. Si la familia lo solicitaba se le entregaba una pequeña caja mortuoria sellada, explicándoles que no era conveniente que vieran al pequeño por la impresión que podían causarles; la madre enterraba a su hijo y durante lustros depositaba flores en aquella pequeña tumba.

Hubo un día en que no sé bien por qué alguien abrió uno de esos pequeños ataúdes y se encontró que allí no había nada más que un hatillo de ropa... pero ningún resto del crío. Nada. De ahí nació todo. Y de ahí ha llegado hasta nuestros días algo que huele a sucio, a escabroso... a cruel. Se habla de que el reguero de niños robados llega hasta 1991 lo que resulta más preocupante aún puesto que ya estábamos en democracia.

¿También ésto, al igual que la Memoria Histórica hay que dejarlo como está y no remover?. ´¿También aquí hay que dejar a los muertos "descansar"?.

En mi opinión: ningún muerto escondido. Así de sencillo. Y los robados... alguien tendrá que pagar por ello; alguien tendrá que devolverlos a sus madres.

Hablamos de 200.000 críos... que se dice pronto.

Comentarios

Publicar un comentario

LOS COMENTARIOS NO SE PUBLICARÁN HASTA SER APROBADOS.


Volver a "El rincón de Chesana".