La calvicie en los egipcios

La alopecia (calvicie) era algo que preocupaba y mucho a los egipcios de las pirámides. Hasta tal punto era así, que en el papiro de Ebers, y con el innegable fin de producir daño, se dan instrucciones muy precisas tanto para provocársela a alguien como para eliminar de uno mismo esa maldición.

Así que siguiendo las directrices del mencionado papiro, para dejar a alguien calvo, había que impregnar de aceite unas hojas de loto, previamente quemadas, y colocárselas al objeto de la maldición (naturalmente mientras dormía) sobre la cabeza del futuro alopécico.

Es el mismo papiro quien también proporciona el antídoto: había que invocar al dios Atón, y untarse la zona con grasa de tortuga y pata de hipopótamo, hasta que volviera a crecer el pelo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y solamente se visualizarán después de ser aprobados.

Volver a "El rincón de Chesana".