Cocer un huevo pasado por agua... sin reloj

Para cocer un huevo pasado por agua correctamente es necesario que ya en la mesa y al abrirlo, la yema esté cocida y la clara líquida. Para ello se necesita tener un reloj minutero a mano, puesto que dicha cocción debe durar, desde que el agua hierva, 3 minutos exactos. Todo lo que sobrepase ese tiempo, hará que el huevo se vaya endureciendo y pasando a ser un huevo duro.

Pero hay veces que no tenemos disponible un reloj minutero que nos marque con precisión esos 3 minutos. Y es entonces cuando entra este truco:

Si rezamos de forma acompasada y enterándonos de lo que decimos, (no de forma atropellada para terminar cuanto antes) el Credo llamado de los Apóstoles (el de toda la vida que se rezaba en los años 50-60 y 70 del siglo XX), al terminar tendremos un perfecto huevo pasado por agua.

Por si alguien no sabe qué Credo es o sencillamente no se acuerda, aquí lo tiene.

Creo en Dios Padre, Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Y en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, Todopoderoso.
Desde allí vendrá a juzgar a vivos y a muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia Católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida perdurable.
Amén.


IMPORTANTE:
Cuando se haya terminado de rezar/cocer, sacar el huevo del agua caliente y enfriar bajo el grifo con agua fría un poco la cáscara para que no siga cociéndose y termine siendo un huevo duro.

Comentarios

Publicar un comentario

LOS COMENTARIOS NO SE PUBLICARÁN HASTA SER APROBADOS.


Volver a "El rincón de Chesana".