Los piratas

Aunque algunos lo duden, lo cierto es que los piratas existieron realmente.

El año 1620 crearon lo que hoy conocemos como cooperativa, y le pusieron por nombre "La Orden de los Piratas", una especie de escuela donde los futuros filibusteros aprendían el oficio; a continuación y ya letrados, recibían el nombre de "aprendiz" hasta que llegaban a adquirir el título.

Cuando finalizaban una batalla, generalmente por realizar el abordaje a otra nave a la que querían robar, hacían recuento de los heridos, de los muertos... y del botín conseguido, el cual se repartía empezando por los heridos que recibían algo más de los que les hubiera correspondido -una especie de plus- según la gravedad de sus heridas.

Para los muertos, generalmente sin esposa, hijos o parientes, su parte seguía en el monto general para repartirlo luego entre los que habían resultado sin heridas.

Volviendo a los heridos; existía una especie de baremo establecido de antemano que servía como tarifa según la gravedad:

Pérdida del brazo derecho: 600 pesos o seis esclavos.

Pérdida del brazo Izquierdo: 500 pesos o cinco esclavos.

Pérdida de la pierna derecha: 500 pesos o cinco esclavos.

Pérdida de la pierna Izquierda: 400 pesos o cuatro esclavos.

Pérdida de un ojo: 100 pesos o un esclavo.

Pérdida de un dedo: 100 pesos.

Una vez hecho ese reparto, lo que quedaba del botín se distribuía de la siguiente forma:

Dos partes para el capitán y el resto para la tripulación... salvo los aprendices que cobraban la mitad de la cantidad para un pirata.

Nota: un esclavo blanco valía 30 escudos; uno negro, 20.





Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".