La obesidad es hereditaria

Según últimos estudios realizados por la Universidad de Copenhague (Dinamarca), y aunque aún queda mucho camino para llegar a un conocimiento final, parece que la obesidad es hereditaria, transmitiéndose a través del semen paterno.

Esta transmisión genética, realizada en el momento de la gestación, la heredarán los descendientes de las dos generaciones siguientes (hijos y nietos), desapareciendo en la tercera (bisnietos).

La conclusión, no definitiva aún pero cuyos datos que de momento se tienen parecen apuntar que se está en el buen camino, indica que la forma de comer e incluso la salud metabólica de nuestros padres, repercutirá en nosotros y en nuestros hijos. No así en nuestros nietos.

Con todo lo anterior parece que somos más que responsables de lo que hagamos con nuestro cuerpo, ya que ello repercutirá de forma notable en nuestros descendientes directos.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".