Rosal La sevillana

Este precioso rosal es un híbrido de varios otros, o lo que es lo mismo: varios rosales que se han ido cruzando hasta conseguir del que hablamos hoy. También se le conoce como "Rosal sevillano".

Puede llegar a medir unos 7 metros. Sus flores son de un rojo bermellón muy intenso.

Es de la clase trepador, no invasivo y resistente a plagas. También considerado de tipo paisajístico.


PLANTAR MEDIANTE SEMILLAS:

En primer lugar tendremos que poner nuestras semillas en agua, durante 24 horas.

Pasado ese tiempo, cogemos un recipiente de plástico con tapa (o una bolsa limpia de plástico, de las que llevan auto-cierre); podemos hacer la estratificación de dos formas:

1.- En el recipiente de plástico o en la bolsa, según hayamos elegido, pondremos dentro un trozo de algodón, suficiente para cubrir el fondo, lo humedecemos ligeramente (sin encharcarlo) y ponemos las semillas esparciéndolas y dejando distancia entre ellas; encima, tapándola ponemos otro trozo de algodón o papel de cocina blanco (es importante que no tenga dibujos por la tinta), también humedecido. Lo tapamos y metemos en el frigorífico (nunca en el congelador) durante un mes.

2.- En vez de algodón y/o papel de cocina, podemos poner turba, humedecida también. El problema de ponerle tierra es que luego es más difícil controlar las semillas (porque no se ven bien). Meter en el frigorífico durante un mes.

Sea cual sea el método elegido hay que abrir el recipiente una vez a la semana para que se airee y controlar las semillas; si vemos que al algodón/papel se está secando, humedecerlo levemente.

Pasados los 30 días de estratificación y habiendo germinado ya las semillas, plantarlas en pequeñas macetitas con turba y arena o perlita (para que drene bien), apenas cubriéndolas. Cuando tengan dos hojas, trasplantarlas o bien a nuestro jardín o la maceta (grande) en la que vayamos a tener el rosal.

Generalmente el sistema indicado para la germinación de semillas, es el habitual para casi todos los rosales, aunque si lo que queremos es clonar nuestro rosal de años, lo mejor es hacerlo por esquejes. Con semillas, por muy "de madre" que sean, no obtendrán rosales exactamente iguales al que se intenta copiar.

Las semillas se suelen plantar en primavera o verano, porque suele florecer en invierno.







Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".