Qué eran los serenos?

Los serenos españoles, actualmente en desuso, existieron hace ya algunos años, cuando no existían las puertas de aluminio en los portales, y se confiaban las llaves de los mismos a una persona, generalmente un hombre, que era algo así como el vigilante de varias calles, las cuales patrullaba durante las noches.

Solían llevar un gran manojo de llaves, una especia de recia vara con la que hacer desistir a los "amigos de lo ajeno" y un pito (de los de toda la vida) para avisar a sus compañeros en caso de peligro.

Las puertas por aquel entonces eran generalmente de madera muy pesada, y la llave que solía abrirlas grandes y de hierro. El manojo de llaves que portaba el sereno solía tener un peso -mínimo- de dos kilos setecientos gramos.

A últimos del siglo XIX y hasta bien entrada la mitad del siglo XX existieron los serenos, muy útiles sobre todo para las mujeres de pueblos y ciudades industriales, donde existían turnos nocturnos para sus trabajadores, y por lo tanto tenían que caminar por las calles a altas horas de la noche o apenas amaneciendo. El sereno, animado generalmente por una propina, solía acompañar a la mujer que transitaba sola hacia su casa o a la fábrica; cuando llegaba al final de su territorio, encargaba al siguiente sereno el cuidado de la fémina... y así hasta llegar a destino. Generalmente era un hombre de confianza porque siempre vigilaba las misma zona y por lo tanto era conocido de los vecinos.

Los primeros serenos españoles aparecieron hacia 1715.

Sereno de 1940


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".