Por qué te sienta mal el salmorejo y el gazpacho andaluz?

Hay personas (me incluyo) que sin entender por qué, nos hace daño tanto el salmorejo como el gazpacho andaluz. Y cuando digo que nos sienta mal no bromeo; yo he padecido ese problema durante toda mi vida, hasta tal punto que tuve que prescindir de comer ambos.

Sé que es algo raro lo que cuento: personalmente no conozco a nadie que no pueda comerlos (con lo ricos que están), por eso al encontrar la solución quiero compartirlo con quien pase por aquí buscando esa solución.

El truco no es mío, si no de la ganadora de MasterChef de hace un par de años, Begoña Rodrigo, a quien se lo escuché en un programa suyo. Toda mi gratitud a su generosidad.

Pues la solución al problema es sencillísimo: pelar el pimiento. Da igual si se pone rojo, verde o amarillo, y si es un trozo o uno entero. Pelarlo. Con un pelador de patatas... pelarlo. Pero eso sí: no dejar absolutamente nada de piel; eso es muy importante.

Me gustaría saber que le ha servido a alguien, como me ha servido a mí. Porque ahora estoy tomando salmorejo (el gazpacho... aún no he probado), todos los días.

Si alguien necesita una receta de salmorejo facilita, aquí hay una.


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".