Regalo de amor

Cuentan que hace tiempo, muchísimo tiempo, mucho antes de la llegada de los conquistadores, había una aldea indígena en Hicacos, un lugar en el norte de la actual provincia de Matanzas, Cuba.

En este sitio vivía una pareja que se amaba extraordinariamente. Tanto era este amor que día tras día él le traía la más hermosa flor que encontraba, y ella le cocinaba las más ricas tortas de casabe. Durante varias lunas él preparó en secreto un precioso collar de conchas y caracolas.

Cuando estuvo listo esperó el atardecer junto al mar para colocarlo en el cuello de su esposa. Ella lucía tan bella que provocó la envidia de Mabuya un dios malo que en su furia formó un terrible huracán con rayos cegadores y viento fortísimo. El mar se tornó violento y se tragó a la pareja en un enorme abismo de aguas.

Al día siguiente cesó la tormenta y cuando el Sol asomó por el horizonte los habitantes de la aldea contemplaron asombrados cómo el mar, ya apaciguado, devolvió sin vida a la pareja abrazada mientras que el collar, pulverizado, cubría toda la costa. Había surgido una hermosísima playa. Siglos después la llamarían Varadero.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".