El primer concilio de Nicea

El I Concilio de Nicea se celebró el año 325 después de Cristo, siendo presidido por el papa Silvestre que luego fue santo... pero no convocado por él (era el emperador romano quien lo hacía); el emperador en aquella época era Constantino.

Este concilio tenía como única finalidad la de luchar contra el arrianismo.

En dicho cónclave se definió lo siguiente:

El Verbo era hijo de Dios, teniendo por lo tanto la misma sustancia que el Padre y siendo de este modo Dios verdadero

También se dictaron las normas que regirían la iglesia a partir de entonces, para el bautismo de los herejes y el viático a los moribundos.