El conquistador del fuego

Hace muchísimo tiempo, en una tribu de América del Norte, vivía Pie Ligero, un muchacho de piernas duras y ágiles que siempre iba acompañado de un lobo o coyote.

En el verano miraba cómo los hombres atrapaban peces con las manos y las mujeres desenterraban raíces, pero en invierno sufría al verlos morir de frío.

Un día, le preguntó al coyote:

- Dime, amigo, ¿qué puedo hacer para que mi pueblo no sufra tanto?

Y este le respondió:

- Tendrás que ir a la montaña del fuego y conseguir un poco de esa luz para los tuyos.

-Sí, yo traeré el fuego, ayúdame -dijo,

Y enseguida partió acompañado por su amigo y cien mozos fuertes de la tribu.

Al final de la primera jornada dejaron al más débil para que descansara y los esperara; al segundo día hicieron lo mismo y así sucesivamente, hasta que al fin, Pie Ligero y su animal llegaron al pie de la montaña del fuego. El coyote se adelantó y desafiando innumerables peligros subió a la cima, se apoderó de un tronco encendido, y más tarde lo entregó a su amigo. Después cayó al suelo sin fuerzas.

Pie Ligero corrió y corrió hasta encontrar un compañero que recibió la antorcha y partió veloz. Así pasó la tea encendida de mano en mano, sin detenerse, hasta llegar a la tribu donde le hicieron al fuego un lecho entre piedras y lo alimentaron con ramas secas.

Desde entonces el coyote lleva la marca del fuego en los flancos y a su amigo, Pie Ligero, le llamaron "El conquistador del fuego".


Elconquistador-del-fuego

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".