Tortilla de patatas con queso fundido

Sí, ya sé que la tortilla de patatas está tan buena que no necesita de inventos, pero después de años de comerla siempre surgen novedades a la hora de hacerlas, y el de hoy ha sido uno de esos días. Supongo que la patente del invento ya tendrá dueño, pero esta es la que he hecho este mediodía y estaba tan buena, tan rica, que no será la última vez que la haga.


2 raciones (generosas... o 3 justitas).


4 huevos + 1
3 patatas medianas
2 cebollas medianas
4 lonchas de queso (para fundir)
Aceite. Sal


Cortamos las cebollas en trocitos pequeños; también las patatas en láminas pequeñas y finas.

En una sartén antiadherente pondremos una buena cantidad de aceite de oliva, echamos las cebollas picadas, rehogamos hasta que empiecen a dorarse; añadimos las patatas y terminamos de freir todo junto. No salar todavía.

Batir los CUATRO huevos, salarlos. Cuando la fritura de la sartén esté lista, echarlo todo en una escurridera (de acero o de aluminio, nunca de plástico porque con el calor puede deformarse) con plato debajo; volver a poner patatas-cebolla ya escurridas (pero no secas del todo) en la sartén, colocar de nuevo al fuego y echar por encima los huevos batidos. Aparte, batir el QUINTO huevo.

Quitar el envoltorio de las 4 lonchas de queso para fundir, ponerlas encima de la sartén sobre la tortilla, repartiendolas batir el huevo que habíamos reservado y echarlo por encima del queso. Darle la vuelta a la tortilla con un plato adecuado al tamaño de la sarten. Bajar un poco el fuego y dejar que se cuaje del todo.

Colocar la tortilla en un plato amplio.

Al cortarla en trozos para servirla, la tortilla quedará en su centro "blandita": no es que falte cuajarla; será el queso que se ha derretido.

Realmente exquisita.


Tortilla-de-patatas-con-queso-fundido


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".