Por qué se llamaban perra gorda y perra chica

Cuando la peseta era la moneda habitual y legal en España, a las fracciones de 10 y 5 céntimos se las conocía como perra gorda y perra chica.

En las monedas más antiguas solían aparecer, en el reverso, un león que fue convertido, sin que haya explicación para ello, en leona por el saber popular. Más tarde y también sin razón, se le empezó a conocer como la loba. Mirando las monedas de la época de Isabel II o de Alfonso XIII, todavía se entienden menos esas denominaciones.

Pasado el tiempo la gente comenzó a conocerlas como perras. Lo de perra gorda y perra chica fue simplemente porque la primera tenía más diámetro que la segunda.


Perras-gordas-y-chicas

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".