Pechugas de pollo adobadas

1 ración


2 pechugas de pollo
1 pellizco de sal
Perejil (hojas)
2 rodajas de limón (su zumo)
1 cucharada de aceite de oliva
Pimienta negra molida
3 dientes de ajo pequeños (ó 2 grandes)


Poner en un mortero todos los ingredientes menos las pechugas y picar-mezclar bien.

En la base de un plato colocar parte del majado anterior, esparciéndolo; encima las dos pechugas que se untarán después por arriba con el resto del mortero.

Tapar el plato con papel transparente o de plata (de aluminio) y meter en la nevera (mínimo 15 minutos; máximo desde la noche anterior o varias horas). Cuanto más tiempo esté, más sabor tendrá.

Ponerlo todo en una sarten a fuego medio, y freir hasta que adquiera un ligero color, pero sin llegar a dorarse para que no se sequen.

Servir enseguida.


(Están realmente exquisitas).


Pechugas-de-pollo

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".