Qué eran los polvos de sucesión?

Corría el año 1.676 en Francia cuando en su capital París empezaron a producirse varias muertes en poco espacio de tiempo. Y todas por envenenamiento. Era algo que podía afectar a cualquier persona, fuera de la clase social que fuese y sin que nadie pudiera explicar los motivos, así que pronto la sociedad gala empezó a sospechar de todos los de su alrededor. Lo único que parecía estar claro es que cualquiera que tuviese bienes y hubiera hecho testamento estaba en peligro de ser encontrado muerto; hasta tal punto llegó el miedo que quienes hacían dicho testamento mantenían oculto el hecho... incluso a sus hijos. Pero ni eso pareció eficaz puesto que seguían llegando noticias de más fallecidos aparentemente asesinados.

Generalmente las únicas personas que poseían arsénico (que era el principal producto utilizado en la época), eran las brujas profesionales. Se acudían a sus "consultas", e incluso los de más alcurnia las hacían ir a sus mansiones para consultarles. Eran frecuentes esas consultas para eliminar a quienes se interponían entre una fortuna a heredar y la pobreza.

Esta moda llegó a ser tan habitual y los muertos tan abundantes, que Luis XIV rey de Francia tuvo que crear un tribunal especial al que llamó "Cámara Ardiente", cuyas reglas fueron muy parecidas a las que tenía la Inquisición española.


Luis XIV 
Busto del escultor Bernini

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".