Poder heredar siendo viuda

Las cosas cambian y el mundo también, y si no que se lo pregunten a las mujeres que se quedaban viudas antiguamente.

Corría el año 1634 y en el Estado de Maryland (EE.UU) había una ley por la cual quienes quedasen viudas no podían heredar de sus difuntos, a no ser que contrajeran nuevo matrimonio antes del plazo establecido de seis años. La cosa, está claro, pintaba mal para las viudas de cierta edad para quienes encontrar marido en ese tiempo podía resultar penoso. Eso sin contar con que a lo mejor había quedado tan harta, que no quería nuevo cónyuge.

Si pasado el plazo de los seis años no había heredera oficial, o sea la viuda, la herencia pasaba a manos de los familiares más cercanos del difunto, quedando la desconsolada sin nada... incluída la propia casa coyugal que generalmente al comprarla se titulaba a nombre del esposo, ya que la esposa era considerada a todos los efectos incapaz de gobernar sus propias propiedades. De ahí el tutelaje del padre primero y del marido después.

Aunque el hecho parezca muy lejano en cuanto a tiempo y lugar, no lo está tanto si se estudia la historia más recientes de España, y mucho menos si nuestro estudio se dirige a sitios más lejanos donde la mujer no tiene siquiera derecho a su propia dignidad.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".