La endogamia en los matrimonios reales

La endogamia es tener relaciones sexuales, libres o matrimoniales, generalmente con la intención de procrear, de dos personas consanguíneas.

Hoy vamos a referirnos a la endogamia en las monarquías, con la que se afianzaban las alianzas entre los países, aunque también es cierto que se debilitaba la línea sucesoria ya que los hijos solían nacer con malformaciones físicas y mentales. El ayuntamiento casi generalizado en ciertas épocas de tíos y sobrinas o de primos hermanos provocaban esas situaciones. Y esa causa fue precisamente la que provocó el final de la línea monárquica de los Austrias, que a fuerza de tener entre su prole niños que morían al nacer o a los muy pocos años, abortos casi siempre por problemas del feto, o herederos con importantes taras sobre todo mentales, se fue debilitando hasta no conseguir un príncipe lo suficientemente fuerte como para engendrar al próximo futuro rey. Y si a ello le añadimos que se solía aplicar la ley sálica, que únicamente permite reinar a las mujeres cuando ya no hay varones posibles, es fácil entender ese final.

Como ejemplo habría que citar a Carlos II, monarca de los Austrias, que murió sin conseguir tener descendencia lo que propició la entrada de la rama de los Borbones, actual dinastía reinante en España.

Otro caso notable es el de Felipe el Hermoso, esposo de la reina Juana de Castilla (Juana la loca), que fue engendrado siendo sus padres primos.

Eso sin contar con que en ocasiones, no muchas pero algunas habían, las reinas, ante las imposibilidades de sus reales maridos, buscaban el conseguir herederos más o menos fuertes, o al menos con sangre nueva que les ayudara a llegar a edad adulta. Como ejemplo podríamos citar a la reina española, Borbón por más señas, Isabel II de quien son conocidos sus muchos amantes palaciegos, e incluso llegándose a dudar de la paternidad de su hijo Alfonso XII ya que el esposo oficial al parecer mariposeaba en otros lares no femeninos precisamente.



Este bellezón era Carlos II

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".