No llorar con las cebollas

No hay trucos de cocina que sean válidos al cien por cien, pero algunos se acercan tanto que parecen incluso milagrosos. Este es uno de esos.

Diez minutos antes de usar las cebollas, meterlas en el congelador... sin pelarlas.

Luego, y bajo el grifo de agua corriente, las pelaremos.

Se pueden utilizar las dos opciones anteriores, una tras otra, o bien sólo una de ellas.


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".