Dando caprichos

Si el cuerpo me pide cerveza... cerveza le doy.

Si el cuerpo me pide baile... baile le doy.

Si el cuerpo me pide trabajar... bueno, tampoco es cuestión de abusar. No todos los caprichos se pueden cumplir.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".