Pechugas de pollo con bechamel de espinacas

Esta receta es un invento que se me ocurrió en un día que tienes varias cosas, hechas o a medio hacer, y las juntas todas. Como sugerencia recomiendo hacer para dos días, porque gustará tanto que se querrá repetir. Los ingredientes son aproximados porque como ya he dicho, tenía un poco de todo.

1 litro de leche
1 bloque de espinacas congeladas
(son las de Mercadona que un paquete tiene dos bloques)
Sal
Nuez moscada
Margarina, mantequilla o aceite de oliva
4 cucharadas de café de harina

4 filetes de pechuga de pollo (4 ó 6 ó 8...)

En una sartén con apenas un hilo de aceite freir los filetes de pechugas hasta que estén casi hechas. Sacar y dejar en un plato.

Hacer la bechamel con la leche, la margarina (o la mantequilla o dos cucharadas de aceite), sal, nuez moscada y la harina: echar en una sartén amplia la margarina, enseguida agregar la harina, remover todo rápidamente y agregar la leche a temperatura ambiente y poco a poco sin dejar de remover para que no se hagan grumos. Añadir la sal y la nuez moscada.

A mitad de la cocción, añadir las espinacas sin descongelar y seguir removiendo hasta que se disuelvan.

Cuando la bechamel esté completamente hecha y las espinacas disueltas... agregarles las pechugas, bien enteras o bien troceadas (al gusto personal), y dejar que de un hervor todo junto hasta que quede con la espesura deseada.

Prometo que está absolutamente deliciosa.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".