Juan Crisóstomo de Arriaga

Juan Crisóstomo de Arriaga es un gran desconocido para el público especialmente el español.

Juan Crisóstomo Jacobo Antonio de Arriaga y Balzola nació el 27 de enero de 1806 en Bilbao (España). No pasó de ser una gran promesa en cuanto a compositores de música clásica, principalmente porque murió muy joven. A los nueve años ya escribía música y a los diez daba conciertos de violín.

Actualmente apenas se dispone de algo con lo que comprobar fehacientemente lo que hubiera lograr de haber vivido más, pero lo poco que nos ha llegado de él es, sencillamente, magistral. Sirva de ejemplo "Los esclavos felices" cuya obertura es toda una delicia escuchar por la elegancia y fuerza que imprime en sus momentos finales, puro ímpetu de una música que lo arrolla todo. Esa obra sinfónica de la que sólo se conserva su obertura (el resto se ha perdido), la compuso a la edad de trece años, y se estrenó en Bilbao en 1820, cuando Arriaga contaba 14 años; obtuvo un clamoroso éxito según consta en las crónicas de la época. Ese mismo año sus padres, de familia adinerada y con ocho hijos, deciden que la capital vasca le había quedado pequeña y mandan a estudiar a París (Francia) al último de sus vástagos.

Siempre tuvo mala salud y diez días antes de cumplir los veinte años, aquejado por una afección pulmonar, murió en Marsella el 16 de enero de 1826. Fue enterrado en una fosa común. Sus pertenencias fueron enviadas a la familia en un baúl que permaneció sin abrir en un sótano hasta 1869; se encontró en él su violín y algunas partituras manuscritas.

En 1933 su ciudad natal le rindió homenaje inaugurando el Teatro Arriaga.

A título personal de quien escribe la ya mencionada obertura de "Los esclavos felices" es sencillamente magistral y que no tiene nada que envidiar a las escritas, por ejemplo, por Mozart, Wagner o incluso Beethoven. Su impresionante final sobrecoge por su crescendo hasta romper en una triunfal apoteosis llena de alegría y fuerza. Es una de mis partituras favoritas que me descubrió un día hace ya muchos años Televisión Española cuando ofrecía conciertos de la Orquesta Sinfónica de RTVE, que entonces dirigía el excelente y recordado director Odón Alonso. Fue un flechazo total y absoluto, amor que dura hasta el día de hoy. El vídeo que pongo algo más abajo es una grabación de la Orquesta de Cámara Inglesa dirigida por el también español Jesús López Cobos, y que "suena" exactamente igual que aquella otra dirigida por el maestro Alonso. Son casi ocho minutos de absoluta belleza que vale la pena escuchar... y saborear... con los ojos cerrados.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".