La Pietá de Miguel Ángel

Miguel Ángel es uno de los más grandes escultores de todos los tiempos, y un buenísimo pintor. Es el autor de los frescos de la Capilla Sixtina, en el Vaticano (Roma, Italia). Una peculiaridad de este genio es que nunca firmaba sus obras porque era de la opinión de que no hacía falta ya que era reconocible nada más mirarlas.

Recibió el encargo de lo que finalmente fue "La Pietá" (La Piedad) del embajador francés Jean de Villers. Cuando terminó la escultura y queriendo conocer la opinión del público, se introdujo en un grupo de visitantes que visitaban la escultura.

- Sin duda esta magnífica escultura no puede ser más que del milanés Gobbo.

Al escuchar eso de uno del grupo, Miguel Ángel estalló de furia y esa misma noche entró en la Basílica de San Pedro y grabó su nombre en la cinta que cruza el pecho de la Vírgen.

La Pietá fue tallada entre los años 1498 y 1499.

No puedo cerrar este breve post sin mencionar algo que es la belleza más pura y magistral de esta imagen (en opinión muy personal): los labios de la Vírgen. Mirar la última foto de aquí misma hace que no sea necesario ningún comentario el respecto, sobre todo pensando que toda la escultura está confeccionada en mármol.



La Pietá

Detalle del rostro de la Virgen

El nombre de Miguel Ángel en la cinta del pecho

Detalle de los bellísimos labios de la Virgen

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".