Antonio Canova

Antonio Canova fue un escultor italiano que llama la atención nada más comenzar a ver sus obras. Son de una belleza difícil de repetir, y de una pulcritud en sus tallas que vistas en fotografía dan la impresión de haber sido retocadas por su perfección. Sus esculturas están basadas de algún modo en las que se hicieron en la antigua Grecia. También realizó algunos cuadros que siendo también muy bellos, no alcanzan la magnitud de sus esculturas. Porque no hay que obviar que la mayoría de ellas fueron hechas en mármol, un material difícil y delicado para trabajar.
Nació el 1 de noviembre de 1757 en Possagno. Murió el 13 de octube de 1822 en Venecia. Tenía 65 años.

Su padre murió cuando él tenía apenas tres años; su madre se casó al cabo de un año dejándolo al cuidado de su abuelo paterno, escultor también de profesión y que fue quien inculcó al niño en este arte.

Viajó por los principales países europeos, llamado por dignatarios y reyes, debido a su fama que iba crescendo.

La última escultura que realizó, ya enfermo pero lleno de deudas, fue para el conde Cicognara, su amigo personal.

Murió por una obstrucción intestinal; se le hizo la autopsia y en ella se le extrajo el corazón que actualmente se encuentran en una urna en la Basílica de Santa María dei Frari, de Venecia (Italia).

Nunca se casó.

El montante total de su obra sobrepasa las cien obras en cuanto a esculturas, muchas de ellas de tamaño monumental, así como innumerables bocetos y modelos-pruebas en arcilla y yeso que nunca llegaron a finalizarse.


Antonio Canova- autorretrato

Cupido y Psique

Cardenal Joseph Fesch

Helena de Troya

Napoleón
(Año 1803 - Estatua en bronce)

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".