La nata

La nata, sobre todo en los tiempos modernos, se ha hecho casi indispensable en la cocina. La utilizamos cada vez más e inventamos formas de hacerlo.

La nata es la crema de la leche. Actualmente al ser comercializada la leche y sobre todo pasteurizada, es difícil encontrarla. Los más mayores recordarán cómo al hervirla aparecía sobre el líquido.

No vale comprar cualquier nata, sobre todo porque hay veces en que por abaratarla nos encontraremos con que lo que obtenemos es un líquido blanco sin más, eso sin contar con que puede arruinar todo un guiso.

Hay mucha variedad en el mercado: más baratas, más caras... no es cuestión de comprar la más cara porque eso no nos acreditará nada en cuanto a su calidad. Su marca comercial en cambio sí puede ayudarnos a la hora de elegir.

Actualmente -y he probado muchas- una de las mejores es la nata para cocinar de Central Lechera Asturiana, en cualquiera de sus modalidades. Una sugerencia: si solamente vas a utilizar una pequeña cantidad o no con frecuencia, mejor compra esa nata en su formato "botellín" de 200 ml ya que posiblemente la utilices toda... y está a muy buen precio/calidad. Pero para gustos los colores.

Y por último aclarar algo que suele hacer surgir muchas dudas. Siendo todo nata, no es lo mismo si se va a utilizar para cocinar o para repostería. ¿Por qué?. Porque generalmente la que sirve para cocinar (arroz, pasta, bechamel, etc) tiene alrededor del 6% de grasa, mientras que la que se usa para dulces suelen tener un 33%. La de repostería generalmente hay que montarla, por lo que ese 33% de grasa es imprescindible para la consistencia que requiere. De ahí que no sea lo mismo utilizar una que otra, según para qué la necesitemos.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".