Mariano José de Larra

Mariano José de Larra y Sánchez nació en Madrid (España) el 24 de marzo de 1809. Era hijo del médico afrancesado Mariano de Larra y Langelot, que a raíz de los sucesos de 1808 en el que el pueblo español se levantó en armas contra los invasores franceses, tuvo que salir huyendo con toda su familia en 1813, afincándose en Francia y donde (el padre) se alistó como médico militar en el bando galo. Su madre se llamaba María Dolores Sánchez de Castro y era su segunda esposa. Cuando Mariano padre consiguió ser nombrado médico personal del infante Francisco de Paula, en 1818, toda la familia Larra pudo volver a España.

Mariano José de Larra no era un mal estudiante pero hay un hecho ocurrido entre 1824 y 1825 que nunca fue explicado convenientemente y que cambió el carácter del joven: llegados los exámenes de junio Mariano José no se presentó; en octubre... lo aprobó todo. El escritor nunca volvió a ser el mismo, sin que jamás quisiera hablar sobre lo que pasó, aunque la rumorología hablaba que se enamoró perdidamente de una mujer mucho mayor que él y a la que un día descubrió como amante de Larra padre.

Cuando contaba con 20 años (1829) y contra la opinión paterna, se casó con Pepita Wetoret Velasco con la que tuvo tres hijos. El mayor de ellos, Luis Mariano de Larra Wetoret (1830-1901) fue más tarde un renombrado letrista de zarzuelas, entre las que se encuentran El barberillo de Lavapiés.. Luego el matrimonio tuvo dos niñas más: Adela (1831) y Baldomera (1832).
Baldomera de Larra Wetoret fue la "fundadora" de la primera estafa piramidal conocida. Tuvo que salir huyendo a Cuba para evitar ser encarcelada.
Adela de Larra Wetoret fue amante de Amadeo I de Saboya.

El matrimonio tuvo desavenencias muy pronto, a tal punto que en 1830 conoció a Dolores Armijo quien también estaba casada. La pasión desmedida de ambos fue pronto un escándalo de índole público, por lo que que tuvo que marchar a Madrid; su esposa estaba por aquel entonces embarazada de su último hijo y muerta de vergüenza tuvo que refugiarse en casa de sus padres donde dió a luz a una niña. El escándalo se acrecentó y Mariano José de Larra tuvo que salir de viaje a Europa intentando que las gentes se olvidaran de él.

Tres años después (13 de febrero de 1837) Larra regresa a Madrid, e intenta retomar la relación con Dolores, su amante, pero la mujer llega acompañada de su cuñada y se niega a cualquier tipo de contacto. Salen de la casa y nada más llegar a la calle se escucha un disparo: Mariano José ha muerto. Habría cumplido 28 años.


Entre sus obras:
El doncel de Don Enrique el doliente.
Julia.
Los inseparables.


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".