El palacio de Versalles

El palacio de Versalles se inició como residencia personal y de verano del rey Luis XIII y que terminó su herededo Luis XIV.

Luis XIII rey de Francia quiso construirse un pequeño refugio, apartando de París, donde poder recibir a sus amantes y descansar del duro trabajo de ser monarca. Ordenó edificar un edificio (año 1623), que fue ampliando y ajardinando. A su muerte el inmenso caserón y alrededores permanecieron abandonados durante dieciocho años.
Luis XIII había nacido en 1601, falleciendo en 1643 a los 42 años de edad.

Luis XIV también quiso tener su propio refugio. Solamente cuando llegó a Versalles comprendió que aquel era el lugar. En 1665 le dió el esplendor debido al palacio, llenando sus jardines de estatuas y plantas. Todo ese boato ha llegado hasta nuestros días en perfecto estado.

Las obras continuaron durante años, incluso después de la muerte de Luis XIV, ampliando y remodelando estanques, figuras y jardines, dándole cada vez más fastuosidad. Mientras tanto y para asombro de quienes eran invitados, se celebraban fiestas negadas al pueblo donde el rey veía satisfecha la vanidad por la contemplación de tanta belleza.

Y fueron sucediendo Luis XV y Luis XVI.

En 1789 el palacio fue tomado por las masas que habían iniciado la revolución contra el absolutismo de sus reyes. En la actualidad el Palacio de Versalles pertenece al pueblo francés.

Es uno de los más bellos palacios que existen actualmente.









Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".