El hundimiento del Titanic

En la noche del 14 al 15 de Abril de 1912 se hundió el que era considerado en ese momento el mayor transanlántico del mundo.

En muchas ocasiones leemos que era un barco enorme... pero ¿cuánto de enorme?. Lo único de lo que tenemos constancia la mayoría de nosotros es que más de mil personas murieron esa noche, y que siempre quedará la duda de si esa catástrofe se pudo evitar. El hundimiento se produjo al chocar contra un iceberg que al parecer nadie vió y que los sistemas de navegación de la época no fueron capaces de detectar.

El Titanic medía 265 metros de largo y 28 de ancho. Una forma de imaginar su tamaño es pensar en los metros que tiene el piso donde vivimos.

Pesaba algo más de 46.000 toneladas. Tenía un doble casco de acero. Su diseño general era complicado entre cubiertas, puentes (tenía diez) y camarotes, por lo que en el momento de embarcar y para que no se perdieran durante la travesía, se facilitó a cada pasajero (de clase alta, naturalmente), un plano del barco.

Tenía 29 calderas, teniendo cada una de ellas cinco metros de diámetro.

El billete de primera clase daba derecho a disfrutar de dos dormitorios, cada uno de ellos con baño, una pequeña habitación para los sirvientes, un amplio espacio en cubierta debidamente acondicionado de hamacas para tomar el sol, mesita para colocar bebidas, mantas, sombrillas, etc., y un pequeño gabinete que servía de despacho o para cualquier otra utilidad.
El precio del viaje, en primera clase era, al cambio actual, de 35.000 euros aproximadamente.

Por hacer una comparativa de qué diferencias había entre la clase de primera y la que prácticamente viajaba en los lugares equiparables a las bodegas, diré que el precio del billete era de 1,30 euros actuales.

Algo conocido (entonces y ahora) es que no había bastantes botes salvavidas para todos los pasajeros, lo que ya no es tan sabido es que no los había porque afeaban la estética exterior del Titanic cuando fuera fotografiado en su primera salida al mar, salida que fue también la última.

De sus 2.223 pasajeros, murieron 1.514, la mayoría pasajeros de segunda clase.

Su único capitán (que murió en el hundimiento) fue Edward John Smith (1850-1912), Su cuerpo nunca fue encontrando.


El Titanic antes de su salida.


El Titanic partiendo del puerto.


Edward John Smith.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".