El asesino del algodón

La policía alemana estaba en jaque. Se habían producido siete crímenes y todo indicaba que habían sido cometidos por la misma persona: una mujer. El ADN confirmaba ese hecho, pero los investigadores carecían de más pistas. La Interpol entró en juego, y la asesina fue buscada por toda Europa ya que los restos y los asesinatos, cometidos en distintos países, indicaban que la criminal viajaba mucho... algo que nadie conseguía entender.

Fueron recogidas más de ochocientas muestras entre balas, restos, pisadas e incluso saliva. Seis países europeos estaban involucrados.

Durante dos años no se consiguió avanzar en la investigación. Finalmente la Interpol lograron pistas y datos que llevaron a la conclusión del misterio de los siete asesinatos. Y publicaron un comunicado oficial.

Los bastoncillos de algodón que la policía europea utilizaba para recoger muestras en el lugar del crimen, estaban contaminados... desde el orígen... desde donde se fabricaban. Las empleadas del lugar donde se fabricaban no utilizaban guantes para la esterilización... y todas las trabajadoras eran mujeres.

Nunca se cogió al verdadero asesino. Los crímenes cesaron.

 
Bastoncillos de algodón

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".