Cómo guardar el tomate envasado

En ocasiones abrimos una lata de tomate y no lo utilizamos todo, o hemos comprados muchos tomates naturales, los escaldamos para poder pelarlos fácilmente, y no sabemos cómo guardarlos.

Cogemos un frasco de cristal limpio y seco, con cierre hermético (si le entra aire, se florecerá cuando esté en el frigorífico), metemos el tomate/los tomates, echamos un chorro de aceite de oliva por encima y cerramos bien.

Cuando vayamos a usarlo, no le quitamos el aceite.



Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".