Caroline Herschel

Caroline Lucretia Herschel nació en Hannover (Alemania) el 16 de marzo de 1750.

Sus padres fueron Isaac y Anna Ilse junto a los seis hijos que tuvieron entre los que se encontraba Caroline. El padre, músico de profesión, sentía una especial atracción por la Astronomía por lo que en la casa era frecuente ver a los cuatro hijos varones argumentando sobre el tema con la anuencia del progenitor. No es difícil imaginar dada la época que las dos hijas restantes ocupaban su tiempo en otros menesteres más acordes con su condición femenina como era el cuidar del hogar y de los hombres de la casa. Pero Caroline era curiosa, rebelde y tozuda y más de una vez se escapaba de la vigilancia materna para escuchar lo que los varones de la familia hablaban. Finalmente el padre, y dado el interés demostrado por su hija, consintió en que escuchara, naturalmente sin opción a poder comentar ni opinar.

A los diez años contrajo el tifus cuya consecuencia inmediata fue la paralización de la estatura con la que contaba a esa edad, 1,30 metros. Más tarde comprendió que por esa razón sus posibilidades de llegar a contraer matrimonio alguna vez eran nulas, por lo que dedicó todo su tiempo a aumentar sus estudios y observaciones.

En 1781 su hermano William Herschel, con quien compartía casa y astronomía, descubrió el planeta Urano; el rey de Inglaterra Jorge III le concedió un sueldo anual de 200 libras, lo que le permitió dejar la música (profesión que ejercía únicamente para poder comer él y su hermana) y centrarse en seguir la observación celeste.

De todos modos hay que comprender que en aquellos tiempos la inteligencia de la mujer no existía socialmente, por lo que Caroline, mientras su hermano hacía estudios ella se dedicaba a las labores de la casa; sólo cuando William tenía que ausentarse del domicilio podía ella emplear todo su tiempo en hacer anotaciones de lo que iba descubriendo a través del telescopio. De ese modo, casi a hurtadillas, comenzó a descubrir nebulosas desconocidas hasta ese momento pero que no le permitieron salir del anonimato obligado por el hecho de ser mujer.

Hasta que llegó el 1 de agosto de 1786. Ese día Caroline descubrió el primer cometa. El hecho fue tan incuestionable que nadie pudo menospreciarlo y mucho menos ocultarlo. Fue premiada con un sueldo de 50 libras anuales (no olvidemos que su hermano fue premiado con 200).

Durante el resto de su vida siguió descubriendo nebulosas, algunas de ellas catalogadas posteriormente como galaxias, siempre del cielo profundo. Eran notables los cálculos matemáticos con los que situaba cada elemento del espacio, cálculos que más adelante y con los avances científicos de la Astronomía se han demostrado exactos. Asimismo descubrió ocho cometas más.

En los últimos años de su vida le fueron concedidos varios premios, algunos de ellos de tipo honorario como el de la "Royal Astronomical Society", porque en esta sociedad no se admitían miembros de pleno derecho mujeres.

Caroline Herschel murió a la edad de 98 años, el 9 de enero de 1848, manteniendo plenamente lúcidos sus conocimientos y su mente. En 1889 fue bautizado en su honor el asteroide "Lucretia" (que era su segundo nombre de pila), y hace unos años uno de los cráteres de la Luna, al borde del "Mare Imbrium" fue instaurado como de "C.Herschel".


Caroline Herschel a los 97 años


William Herschel, hermano de Caroline

Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".